La vid y los sarmientos

La vid y los sarmientos

Es muy claro: no hay sarmientos sin vid: quedan reducidos a unos palos secos que quizá sirvan para preparar un fuego, pero para poco más. Y tampoco hay vino sin uvas, al menos en número suficiente. Porque con una sola uva no hacemos nada. Ni siquiera con un racimo....